¿Quieres ver la otra cara de mis libros y entretenerte un ratito leyendo? Pues aquí tienes algunos detalles curiosos, y antes de que digas nada sí, aquí descubrirás que dos relatos de Detrás de sus caricias tienen parte de verdad.

Curiosidades sobre Encubierta y Descubierta

 

Como fue mi primer libro y no tenía ni idea de cómo hacer nada, para describir a algunos de los personajes utilicé como referentes a actrices o actores. Para que te hagas una idea:

El personaje de Marlo está inspirado físicamente en la actriz Hayley Atwell, hacía poco que había terminado de ver la serie Conviction (que no entiendo porque no siguió) y ese personaje me tenía loquita.

Con el personaje de Carmen pasa algo parecido, debe su nombre y descripción a la actriz Sara Sashi en The L Word, tenía debilidad por ella cuando vi la serie.

El personaje de Mike Morgan está inspirado en el actor Gerard Butler en la película Objetivo: la casa blanca.

Para describir el yate que utilizan para buscar a Sara, me pasé una mañana entera buscando en Internet yates de lujo, elegí uno que me gustó y se adecuaba a lo que yo tenía en mente y me descargué un montón de fotografías, además de los planos del interior para saber como estaban distribuidas las habitaciones, cuántas había, etc. Me aprendí por fin cuál era la proa y cuál la popa del barco, babor, estribor…, Algo que siempre me lía mucho, a unos niveles como los del cambio horario para que te hagas una idea, lo malo es que ahora vuelvo a tener dudas otra vez.

Curiosidades sobre Tan lejos, tan cerca

 

Prácticamente la totalidad de este libro la escribí a mano en una libreta de tamaño medio. Estaba de vacaciones en Edimburgo cuando se me ocurrió la trama y como siempre llevo libreta y boli a todas partes me lie a escribir cada vez que tenía un rato, que allí fueron muchos porque me llovió todos los días. Al volver a mi casa lo transcribí todo a ordenador y rompí las hojas de la libreta en mil pedazos, las metí en una bolsita de la caca de mi perra y la llevé directamente a un contenedor. (Que malo es el miedo a que te roben la idea).

La otra cara de lo que pasó con este libro puedes leerla aquí.

Curiosidades sobre La borde y dulce Lai 1 y 2.

 

La borde y dulce Lai

Las Lores, que haya tres personajes que se llaman Lorena no fue algo premeditado, en un artículo leí que hay escritores de brújula, que son los que escriben sobre la marcha, y escritores de mapa, que son los que planifican, yo soy de las primeras, y cuando se me perfiló el personaje de la mejor amiga de Lai decidí llamarla Lore (porque elegí Lore y no cualquier otro nombre lo explicaré en otro artículo) lo de la coletilla vino después.

Cuando llegué al segundo personaje, la chica que Lai conoce cuando sale de caza, estuve mucho rato pensando en cómo llamarla, y como Lore de las hostias ya tenía su coletilla pensé: pues he aquí Lore de los polvos, y así fue como llegó también Lore de los mocos.

Otra curiosidad es que la idea de este libro se me ocurrió mientras estaba escribiendo Tan lejos, tan cerca.

La borde y dulce Lai 2

Lo de este libro casi me da para hacer un artículo aparte, porque hay varias cosas que me gustaría compartir, así que lo dejo para otro momento.

 

Curiosidades de Detrás de sus caricias

 

Cuando anuncié la publicación de este libro de relatos comenté que dos relatos eran inventados, dos basados en algo que me había pasado y uno real, pues bueno, como es algo que me preguntan bastante voy a hablar de los dos que están basados en algo que me pasó.

El primero de ellos es Ha sido sin querer, historia de dos chicas que se conocen por culpa de un absurdo golpe con el coche. ¿Qué tiene de real? Pues eso, el golpe, eso fue lo que me inspiró para esa historia. Más o menos fue tal cual lo cuento, un sábado por la mañana mi vecino me avisó de que alguien me había dado un buen tortazo en el coche teniéndolo aparcado, imaginaros el careto que se me quedó cuando bajé y vi mi parachoques delantero arrancado. Después de arreglar el papeleo y que se me pasara un poco el enfado cogí el coche y lo llevé despacito al trabajo de mi padre para que me lo aguantara con bridas hasta el lunes que pudiera llevarlo al taller, fue por el camino cuando se me ocurrió lo del relato.

Por supuesto toda la parte en la que las chicas se enamoran es inventada, y el comportamiento de la causante del golpe también, aunque eso me vino inspirado porque mientras hablaba con ella no dejaba de imaginármela haciendo esas cosas, realmente parecía una chica acostumbrada a que se lo solucionaran todo.

El segundo es 3D’S, la historia de tres amigos que van de viaje a Londres y donde una de las chicas asusta a la otra metiéndole mano en mitad de la noche. Eso también me pasó, solo que no fue en Londres, fue en París. Mi amigo, mi amiga y yo fuimos a pasar un puente y al llegar al apartamento que habíamos alquilado nos encontramos exactamente lo que describo en el relato, un cuchitril en el que a nosotras nos tocó dormir en la cama de matrimonio.

Tengo que matizar que mi amiga es hetero, muy hetero. Pero la segunda noche yo estaba dormida de espaldas a ella y de pronto noté unos dedos que se intentaban colar por debajo de la goma del pantalón de mi pijama. ¡Oh my God! Me di tal susto que la primera reacción fue apartarle la mano, ella refunfuñó algo que no entendí y me di cuenta de que estaba medio dormida. Todavía estaba asimilando lo que había pasado cuando su mano invasora volvió al ataque de nuevo jeje, entonces no me lo pensé y le di un empujón que casi la tiro de la cama a la pobre.

Obviamente ya no dormí más esa noche, hice una barrera entre nosotras arrugando el edredón y me coloqué en el borde de mi lado de la cama como si el coco fuese a venir y comerme. A la mañana siguiente íbamos caminando por la calle y de pronto me dice:

“¿Moni puede ser que me hayas empujado esta noche?”

Estuve a punto de contestar:

“Puede ser, no, te empujé, y si no llega a ser porque estabas en el centro de la cama te vas al suelo del tirón”

Pero me mordí la lengua y le dije que yo me muevo mucho durmiendo y que tal vez le había dado un golpe sin querer, nunca le conté lo que había pasado en realidad. Algunas amigas a las que se lo he contado me dicen de broma que porque no aproveché la oportunidad, que tal vez ella no estaba dormida y solo tanteaba el terreno. La respuesta es simple, en primer lugar no me gusta mi amiga, y en segundo lugar, ella hacía poco que había roto con su novio, por lo que pensé que tal vez entre sueños pensó que yo era él. En fin, esa anécdota fue la que me inspiró para ese relato.

 

(Visited 63 times, 1 visits today)